Translate

Historia del Mosaico


Las obras más antiguas de mosaico, del IV y II milenio a.C., se encontraron en la Mesopotamia y posteriormente los Egipcios, Babilonios y Persas realizaron composiciones murales de ladrillos policromados, mientras que el primer revestimiento de pavimentos en guijarros (piedra bolón o piedra lisa) descubierto hasta ahora es el de Gordio en Frigia (Asia Menor) del VIII siglo a.C.
En la antigüedad el empleo del mosaico se extiende por el Medio Oriente y la India y en América precolombina se usó en el Perú y en el México del IX y V siglo a.C. revestían las mascaras humanas y animales con turquesa, cuarzo, jade, malaquita, oro, tortuga y madreperla logrando intensos efectos de maravilla y misterio.


El mosaico romano principalmente se implantó como pavimento con materiales líticos y con una paleta restringida y opaca, mientras que el mosaico bizantino es sobre todo mural y sorprendentemente rico, vibrante y luminoso en los colores del vidrio y fondos dorados. Es en Ravenna del V y VI siglo que se crearon los más altos ejemplos de todos los tiempos y las célebres obras maestras del arte del mosaico.

Después de una paulatina declinación en la edad media, a partir del 1300 hasta el 1700 el mosaico se transforma en una técnica al servicio de la pintura, logrando virtuosismos en las reproducciones de los grandes maestros en donde solamente con una cuidadosa y aproximada observación se puede distinguir la técnica del mosaico. Es en estos siglos de la llamada “pintura de piedra” o “pintura para la eternidad” que, si por un lado el arte del mosaico logra sobrevivir y perfeccionarse, por el otro esta técnica expresiva tendrá una función innatural que paralizará por siglos su desarrollo estetico autónomo.

A partir de la mitad del siglo XIX inicia un progresivo renacimiento del mosaico como arte monumental y como creación artística con el encuentro entre Charles Garnier, arquitecto del Opéra de Paris y Gian Domenico Facchina, mosaiquista de Friuli (Italia) que crea el método indirecto de pre-fabricación de las inmensas decoraciones al mosaico. El suceso de este metodo fue tan grande que muchos grupos familiares de Friuli emigraron y crearon talleres de mosaico en todo el mundo: Estados Unidos, Australia, Brasil , México, Sudafrica, Canada etc.

En el siglo XX el mosaico fue utilizado por grandes creadores revolucionando el mundo del arte y del arquitectura contemporanea, como el pintor GUSTAV KLIMT, los arquitectos ANTONI GAUDÍ y JUAN O’GORMAN (al que se le debe el renacimiento del mosaico en Mexico), los pintores DIEGO RIVERA y GINO SEVERINI, y también CHAGALL, BRAQUE, LÉGER etc. que impusieron el nacimiento de una nueva figura de mosaiquista: no solamente artesano-ejecutor, sino artista-creador que concibe y realiza su propia obra. Así que el mosaico no es más solamente un arte menor, un arte aplicado o una piuntura de piedra, sino también una expresión autónoma en el ámbito del arte contemporáneo, y esta calidad le permite participar con igual dignidad que las otras técnicas de la pintura, escultura y decoración, en las grandes obras de integración plástica a nivel arquitectonico y urbano.
Entre las artes plásticas el mosaico tiene una grande afinidad con la pintura, pues si a la gama prácticamente infinita de colores y tonalidades de las piedras, granitos, mármoles, madreperlas, marfiles, piedras preciosas, jade, tortuga,perlas, terracotas etc. añadimos los esmaltes o pastas de vidrio que hoy se producen en más de 25,000 colores (talleres Doná y Orsoni en Venezia), podemos afirmar que puede considerarse una técnica pictórica con uno de los más amplios abanicos de posibilidades expresivas.